¿Tu chimenea va perdiendo poder calorífico con los años?

Para asegurar un alto rendimiento de chimeneas, calderas y estufas, es aconsejable deshollinarlas al menos una vez al año. Si no, los conductos pueden obstruirse y además de perder poder calorífico, la mezcla de carbonilla y alquitranes puede causar accidentes inesperados.

Además, es importante tener en cuenta que debe aplicarse el deshollinador adecuado al tipo de depósito generado. Las maderas con más resinas provocarán más depósitos, por ello, las peores son las de eucalipto y de pino, las aglomeradas, así como los restos de cajas, y las mejores, las maderas de encina o de alcornoque.

Recuerda que todos los deshollinadores se usan con la chimenea en funcionamiento para que los depósitos de residuos estén ablandados y su efecto dure más tiempo.

Para sacarle el máximo partido a la chimenea, BdB recomienda los productos de limpieza PQS:

LEÑO DESHOLLINADOR MADERA Y CARBÓN

Es un tronco compuesto de material combustible y deshollinador químico. Está envuelto en papel para facilitar su manipulado y encendido. Es un deshollinador catalítico anual. Debe colocarse sobre las brasas, envuelto en su bolsa, y recargar combustible manteniendo un tiro alto, para que se consuma regularmente durante una hora. El efecto es máximo cuando se observan las llamas azules. El humo va a penetrar sobre los hollines y alquitranes, secándolos para deshollinarlos químicamente.

DESHOLLINADOR CATALÍTICO DE CHIMENEAS Y CALDERAS DE MADERA Y CARBÓN

Es un deshollinador catalítico de mantenimiento continuado. El envase contiene 14 bolsas pre-dosificadas para colocar directamente sobre las brasas. Evita las mediciones y resulta más limpio y cómodo. Debe usarse cada 8 ó 10 días, pudiendo disminuir la frecuencia según la chimenea. Permite que los alquitranes y creosotas se pulvericen, facilitando su evacuación por los gases de combustión.

 

 

 

 

 

 

 

 

CARTUCHO DESHOLLINADOR

Es un tronco compuesto a base de nitratos alcalinos y celulosa vegetal, que se coloca entero y sin abrir, sobre el fuego vivo, una vez el hogar y conductos de evacuación estén calientes para aumentar su efecto sobre los depósitos. Se debe colocar uno o dos cartuchos cada dos semanas, según el estado, uso y tamaño de la instalación. Uso para chimeneas, calderas, fogones, hornos de leña, etc..

 

 

 

 

Hasta el 28 de febrero, podrás encontrar estos productos de oferta en tu Tienda BdB más cercana. Para más información, captura el código BIDI con tu teléfono y descárgate el folleto.

 

 

 

 

 

Los Comentarios están cerrados.